7 tips para mejorar el diseño y la experiencia de usuario en tu Web

7 tips para mejorar el diseño y la experiencia de usuario en tu Web

Conseguir atraer clientes a nuestra web no es sencillo, conseguir fidelizar clientes lo es aún menos. La experiencia de usuario y la impresión que nuestra web da al cliente es fundamental para el éxito o fracaso de esta.

Debemos diseñar una página web que despierte su curiosidad e invite a los clientes a quedarse. Para eso nuestra web debe ser intuitiva, rápida y sencilla de utilizar.

El funcionamiento y la estructura de la web es, evidentemente, importante, pero de nada sirve que sea multifuncional sí de cara a los usuarios resulta compleja y no encuentran fácilmente lo que necesitan.

En el mejor de los casos, nuestra web la visitarán muchos usuarios y de la experiencia de compra que tengan en ella dependerá al final si se convertirán en clientes o no. Por eso, es aún más importante que tengan la mejor experiencia que podamos brindarles, para que así no duden en volver.

Los consejos que dejamos a continuación pueden ser un buen punto de partida para idear mejoras en tu web que la hagan más accesible y amigable.

7 consejos Para Que Tu Web sea Más Accesible Para Los Visitantes

1. Sigue una estructura convencional

Los usuarios conocen internet. La mayoría lleva años navegando y no es la primera vez que abren una página web. Por ello, quienes visitan nuestra web ya están familiarizados con la estructura estándar de una página.

Quizás involuntariamente, pero los usuarios ya saben dónde buscar o donde dirigirse para encontrar determinados elementos.


Esto se debe a que existen unas directrices básicas, que casi todas las webs siguen y que hacen que sean más intuitivas. Algunos ejemplos son:

  • El logo de la web va siempre en la parte superior. Preferiblemente en el lado izquierdo, pero también podemos encontrarlo en el derecho.
  • El menú, ya sea desplegable o fijo, va siempre en la parte superior de la web. En el caso de colapsar, el icono se sitúa en la parte superior derecha
  • El contacto y los enlaces a los perfiles de redes sociales, siempre en el footer. Centrado o hacia la derecha.
  • En el footer encontraremos todos los demás enlaces que no son tan relevantes para estar en el menú principal: política de privacidad, envíos, FAQ, Sitemap, etc.

Seguro que al leer esto te fuiste dando cuenta que, efectivamente, todos estos elementos están siempre situados en el mismo lugar. Debes tener en cuenta que los usuarios no suelen tener mucha paciencia, por eso es importante respetar este orden. Para que los usuarios puedan encontrar referencias y lo que buscan, aunque sea su primera visita.

2. Optimiza la web para distintas pantallas

El modo de navegar por internet ha cambiado. El acceso es cada vez más omnicanal y es mayor el porcentaje de usuarios que prefiere dispositivos móviles antes que ordenadores de escritorio o portátiles.

Tanto el tamaño de la pantalla, como la resolución y el espacio cambian notablemente entre una pantalla de ordenador y, por ejemplo, un teléfono móvil. Nuestra web tiene que ser accesible desde cualquier tipo de dispositivo que el usuario decida utilizar para visitarla.

Esto significa que tenemos que crear una alternativa responsive de nuestra web para las distintas resoluciones que los visitantes de nuestra web necesiten.

No solo el tamaño de la web y el espacio deben adaptarse, también el modo de navegar en ella. La navegación por dispositivo móvil implica un contacto mayor ya que no se usa el ratón.

Debemos tener en cuenta esto y dejar espacio para la navegación o el scroll sin abarrotar la ventana de botones o pulsantes que puedan obstaculizarlo.

Varios navegadores nos permiten visualizar la web desde distintas resoluciones, esto puede ser particularmente útil a la hora de hacer pruebas en pantallas distintas a la nuestra. Evitar animaciones o videos y audio que se reproduzcan de forma automática o una fuente demasiado pequeña. Debemos entender que menos, es más, pero lo poco que incluyamos debe ser realmente relevante como para atraer a los visitantes.

3. Contacto accesible

Anteriormente hablamos de donde se colocan los datos de contacto y de cómo el cliente debe poder encontrarlo de manera sencilla.

La atención al cliente es de lo más importante para ganar confiabilidad en la marca. Por ello, es muy aconsejable disponer de varios métodos para que los visitantes puedan contactar con nosotros. Pueden surgir dudas o consultas y el usuario debe poder realizarlas en el mismo lugar, sin necesidad de salir del navegador.

Hay varias maneras de conseguir esto. Puedes crear un chatbot para conversar con tus usuarios, que iría intuitivamente colocado en la parte inferior derecha de la web. El chatbot puede asistir con las dudas más comunes a los usuarios o conectar con una persona en caso de que la consulta sea más compleja.

Un formulario en el footer o en la sección de contacto también puede resultar útil. Siempre y cuando la opción de contacto se encuentre en el footer para que sea fácil encontrar, o también podemos incluirla en el menú principal, para mayor comodidad.

4. Buscador

La información y contenido de nuestra web debe estar accesible y a mano. No obstante, imagina cómo sería la experiencia en un ecommerce no podemos incluir siempre todas las páginas en el menú principal o llenar la web de enlaces. 

Hay que elegir qué contenido es más útil o cuál necesitan los visitantes tener más a mano para ponerlo siempre en primera plana.

Una barra de búsqueda en la web es una buena opción para hacer que aquel contenido que no está en la Home pueda encontrarse fácilmente.

Además de ayudar a encontrar lo que el usuario estaba buscando, también con una buena estrategia de cross selling puede servir para que descubra otros productos o contenidos. Puede ser un artículo del blog o un producto similar, lo importante es que sea fácil de encontrar y que la búsqueda sea rápida.

Existe la opción de poner un buscador de Google dentro de la web. Que, si bien cumple la función, desde el punto de vista de la imagen, resta más que suma.

Seguramente quienes estén encargados del diseño de la web podrán incluir un buscador interno que no necesite insertar una página externa con los resultados de la búsqueda.

5. Escucha al usuario

Las pruebas, el análisis y la teoría están bien, pero la práctica real de la mejora de la experiencia de los usuarios es donde realmente medimos si nuestra web es efectivamente accesible o no.

No hay mejor manera de saber su opinión que yendo de primera mano a la fuente. Consultar y preguntar a los visitantes por su satisfacción o si creen que hay elementos a mejorar resultará muy útil para encontrar problemas.

  • Quizás te interese saber más sobre cómo medir la satisfacción con el NPS

Sobre todo, si llevamos mucho tiempo detrás de la web, estaremos ya acostumbrados y habrá problemas que ya no detectemos o pasemos por alto.

Un usuario nuevo, que visite por primera vez y desconozca todo el trabajo que hay detrás, podrá de manera sencilla encontrar problemas que se nos escapen.

Por eso es importante saber su opinión y tenerla en cuenta. Por un lado, porque el usuario se sentirá apreciado; por otro, porque nos ayudará a mejorar continuamente la experiencia de usuario de nuestra web.

6. Texto claro y diseño simple

El diseño web, como todo, va por tendencias. En los albores de internet, los fondos extravagantes, los gifs y pulsantes titilantes eran lo que más se usaba. Luego se pasó a menús y animaciones en Flash y, actualmente, nos encontramos en un momento de diseños intuitivos y minimalistas.

Nos guste o no, debemos tener nuestra web acorde al diseño actual para no dar una imagen de anticuado o de web no actualizada. Nuestra web debe ser clara, evitar los contrastes del texto y el excesivo uso de imágenes y colores. 

Elegir una paleta de 3-4 colores distintos y aplicarlos en toda la web. Hay que tener en cuenta que el texto debe ser de un color distinto al fondo, por lo que son necesarios dos colores distintos para esto.

Además, es importante evitar la sobrecarga de información o contenido. Esto puede obnubilar al cliente y espantarlo. La información debe ser precisa, clara y relevante y fácil de encontrar.

7. Velocidad de carga

Aunque parezca poco importante el tiempo que tarda nuestra web en cargar completamente es muy importante. Actualmente los usuarios están acostumbrados a la inmediatez y no tienen paciencia para esperar una web que tarda más de 10 segundos en cargar.

Una web que necesita más de 3 segundos en cargar ya es una web lenta. Debemos optimizar nuestra página para que sea lo más ligera posible. Algunas opciones pueden ser:

Deshacernos de plugins o add-ons innecesarios o que realmente no aportan tanto y ralentizar mucho la web.

  • Utilizar formatos de imágenes más ligeros y optimizados, sin renunciar a la calidad, como puede ser SVG o comprimirlas.
  • Reducir el uso de scripts y buscar alternativas que no ralenticen la carga de la página.
  • Utilizar un hosting de calidad que permita mayor espacio y un servidor más potente
  • Simplificar la plantilla o cambiar el tema de la web a uno con menos elementos.

Esto no solo ayudará a mejorar la experiencia del usuario, también nos servirá para mejorar el ranking SEO y ser más fáciles de encontrar a través de buscadores.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *